Anatomía de la técnica de carrera

Músculos implicados en el ejercicio.

En anatomía humana, el sistema muscular es el conjunto de los músculos del cuerpo, cuya función principal es generar movimiento, ya sea voluntario o involuntario. Permite que el esqueleto se mueva, mantenga su estabilidad y la forma del cuerpo.

Cuando corremos, se activan diferentes grupos musculares durante las fases de la carrera. Nos interesa que los conozcan y sepan la importancia de cada uno a la hora de entrenarlos. Se los presentamos en este artículo.

Cada zancada de carrera comprende una fase de apoyo y una fase de vuelo. La fase de apoyo, a su vez, se divide en fase de apoyo, propiamente dicha, y fase de impulso. En cada fase, se contraen ciertos músculos para realizar el gesto técnico.

Fase de apoyo:

Las dos partes de la fase de apoyo son de fundamental importancia. En la fase de apoyo existe una desaceleración del movimiento hacia delante del cuerpo. Durante esta fase la energía es almacenada en los músculos mientras la pierna se flexiona para absorber el golpe de la caída. Este proceso se conoce como amortiguación. Los siguientes músculos reciben el impacto y mantienen las articulaciones de la rodilla y tobillo estables:

Cuádriceps: Formado por el Recto Anterior, Vasto Interno, Vasto Externo y Crural. Envuelve casi por completo el fémur. Las cuatro porciones se unen y forman el tendón del cuádriceps, superior a la rótula, luego este pasa a constituir el tendón rotuliano que se insertan en la tuberosidad anterior de la tibia. Su función es la extensión de la rodilla.

Tibial anterior: Se halla a lo largo de la cara lateral de la tibia y se extiende hasta el borde medial del pie, insertándose en el hueso cuneiforme medial y en la base del primer metatarsiano.

Flexores y extensores de la planta y dedos del pie: Extensor largo de los dedos, extensor largo del dedo gordo, flexor largo de los dedos, flexor largo del dedo gordo; son algunos de los músculos que generan movimientos de flexión y extensión en el pie y dan estabilidad en el apoyo.

Fase de impulso:

La fase de impulso es la única parte del paso que acelera el cuerpo. El objetivo en esta fase es el de aplicar la mayor cantidad de fuerza hacia el suelo en el menor tiempo posible. Esta fuerza es creada por contracciones de los músculos de la pierna, muslo y la liberación de la energía almacenada a medida que se extiende la pierna. Para lograr máxima aceleración de cada paso es esencial una completa extensión de las articulaciones del tobillo, rodilla y cadera.

Glúteo mayor: Es el más voluminoso y potente de los músculos del cuerpo. Se origina en la cresta ilíaca, en la parte posterior del sacro, en los bordes laterales del coxis y se inserta en la línea áspera del fémur. También algunas fibras terminan en el borde posterior de la lámina tendinosa del músculo Tensor de la fascia lata. Su función más importante es extender la cadera, también la rota externamente.

Gémelos y sóleo: El músculo gastrocnemio (gemelos) y el sóleo, conforman lo que se denomina el Triceps Sural, que se insertan en el hueso calcáneo del pie, a través del tendón calcáneo, comúnmente conocido como el tendón de Aquiles. Su función principal es la de la extensión del pie.

Flexores de los dedos: El flexor largo de los dedos y el flexor largo del dedo gordo, son músculos que se extienden desde la tibia (flexor largo de los dedos) y desde el peroné (flexor largo del dedo gordo), hasta la cara plantar de cada uno de los dedos. La función de ellos es flexionar los dedos y extender el pie sobre la pierna.

Fase de vuelo:

En la fase de vuelo ninguno de los dos pies está en contacto con el suelo. Está muy relacionada con la velocidad de carrera y con una buena técnica. Un corredor rápido está más tiempo en el aire que en contacto con el suelo.

Bíceps femoral: Es un músculo voluminoso y está formado por dos cabezas: Una isquiática o cabeza larga, y una femoral o cabeza corta. Ambas se insertan inferiormente mediante un tendón común en la cabeza del peroné. Su función es la de flexionar la rodilla.

Semimembranoso y semitendinoso: Junto al bíceps femoral, comprenden el grupo posterior del muslo. Los dos se originan en la tuberosidad isquiática y se insertan en el cóndilo interno de la tibia. Su función es la de flexionar la rodilla, que junto al bíceps femoral llevan el talón hacia el glúteo en la primera parte de la fase de vuelo.

Psoas Ilíaco: Está formado por dos músculos. El Psoas Mayor, que se origina a lo largo de las vertebras lumbares de la columna; Y el Ilíaco, que se origina en la fosa ilíaca. Los dos se insertan en el trocánter menor del fémur. Su función es la de flexionar la cadera, que junto al recto anterior, llevan la rodilla hacia adelante en la segunda parte de la fase de vuelo.

Estos músculos son lo que tienen mayor activación en la técnica de carrera, pero no quiere decir que sean los únicos. También tenemos músculos estabilizadores que nos colaboran a realizar el gesto técnico adecuado. Algunos de ellos son los músculos aductores, el recto interno, el tensor de la fascia lata, los músculos pelvi-trocantereanos (Gluteo menor, glúteo medio, piramidal, obturador interno y externo, géminos superior e inferior, cuadrado crural), los músculos peroneos y el tibial posterior.

Además de los músculos del miembro inferior, tenemos los músculos del tronco, que nos ayudan a mantener la estabilidad del cuerpo. El recto del abdomen es un importante músculo postural y un potente flexor de la columna vertebral. También tenemos los músculos oblícuos internos y externos que realizan la flexión lateral y la rotación al lado opuesto. En la parte posterior tenemos los músculos erectores de la columna donde son todos extensores de la columna vertebral. También se encuentran el dorsal ancho, trapecio, romboide y cuadrado lumbar.

Con respecto a la musculatura de los miembros superiores, estos nos ayudan a generar estabilidad, realizando un movimiento disociado en relación al de los miembros inferiores. Es decir, si nuestra pierna derecha se encuentra por delante de nuestro cuerpo, el brazo derecho se encontrará por detrás del mismo.

También tenemos músculos que realizan la Ventilación Pulmonar. El diafragma, los intercostales externos, el escaleno, el esternocleicomastoideo, y el serrato posterior superior, son músculos que realizan la Inspiración.  Los músculos abdominales, los intercostales internos y el serrato posterior inferior, son músculos que realizan la Espiración.

 

Prof. Matías Fernández

 

Bibliografía:

-Müller, Harald (2005), ¡Correr! ¡Saltar! ¡Lanzar!. Alemania.

-Rouviere, Delmas & Delmas (2005), Anatomía Humana, Descriptiva, Topográfica y Funcional. Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *